¡Comienza un nuevo curso!

Todo lo bueno acaba y las vacaciones de verano no podían ser una excepción. Apenas quedan un par de días para comenzar un nuevo curso escolar. Por delante, casi nueve meses en los que los más pequeños de la casa habrán de enfrentarse a nuevos retos y desafíos en la escuela, máxime un año tan peculiar como este . Entre ellos, la lectura será un elemento esencial, que sustentará el aprendizaje transversal de la totalidad de las materias que el niño va a cursar.

Ya sabéis que podéis contar con este humilde blog para todo lo que tenga que ver con ayudar a vuestros hijos a aprender a leer: los mejores métodos, hábitos y trucos, sin olvidarnos del material de apoyo que os facilitarán la tarea – los mejores libros para aprender a leer o la cartilla de lectura idónea para tu hijo/a.

¡Mucho ánimo!

Al mal tiempo, buena cara: aprovecha el confinamiento para leer con tu hijo

No cabe duda de que son momentos complicados para todos. El coronavirus es hoy una pandemia mundial, no hay país que no vaya a lamentar sus demoledores efectos. Muchos lo sufriremos directamente en primera persona, muchos en sus seres queridos más próximos. Incluso los más afortunados no se librarán de los pesados periodos de confinamiento y reclusión.

Es a ellos a los que me dirijo en esta ocasión: ¿por qué no aprovechar los grandes periodos sin nada que hacer en casa para dedicar un pequeño rato cada día para leer junto a los más peques de la casa? No hace falta dedicar mucho tiempo: con apenas unos minutos cada día conseguiréis grandes resultados. Incentivaréis en el niño un hábito tan positivo como la lectura al mismo tiempo que le ayudaréis a superar las pequeñas dificultades que hoy puedan tener al leer.

Aprovechad estos días en casa para establecer alguna rutina de lectura con el niño. La hora de acostarse siempre es una buena elección, pero no tiene por qué ser la única.  Y aprovechad también si con motivo del confinamiento tenéis más tiempo libre para tratar de leer con ellos siempre que os lo pidan: les hará saber que la lectura es una buena manera para pasar el tiempo.

Recordad que la lectura compartida no se limita a la lectura del texto en sí. Animad también al niño a reflexionar sobre el significado de lo leído. Preguntadle, especialmente hacedle preguntas que no se puedan contestar con un simple sí o no: ¿Qué parte de la historia te ha gustado más? ¿Por qué? ¿Qué personaje te ha gustado más?. Durante la lectura, intercalad igualmente preguntas que fomenten su comprensión del texto: ¿Qué te ha parecido lo que acaba de pasar? ¿Qué crees que sucederá ahora?.

Dedicando un mínimo esfuerzo por nuestra parte podemos hacer mucho por estimular en el niño la afición por la lectura, con los beneficios tan positivos que ello le reportará. Aprovechemos estos momentos tan difíciles para intentar extraer algo positivo.

Y, sobre todo, cuidaos mucho. A vosotros y a los vuestros.

¡5.000 seguidores en Facebook!

Si visitáis el blog de tanto en cuanto estaréis al tanto probablemente de que hace ya algún tiempo creé una página Facebook que complementase lo que aquí voy recogiendo. La idea era crear un entorno paralelo en el que compartir no sólo los contenidos del blog sino reflexiones breves, artículos o material con otra personas interesadas en la enseñanza y la lectura. Y, sobre todo, facilitar un entorno en el que la interacción con esas personas fuera más fluida y natural que en el blog.

De hecho, a través de la página han entrado en contacto conmigo muchas personas solicitándome ayuda y consejo. Y fruto de estas interacciones se han ido forjando con el tiempo relaciones muy valiosas.

Hace unos días mi página Facebook alcanzó los 5.000 seguidores, una cifra que todavía hoy me resulta difícil de digerir. Nunca pensé que pudiera llegar a alcanzar una audiencia tan relevante. Muchísimas gracias a todos.

¿Os lo podéis creer? Yo todavía no.