Los mejores libros para aprender a leer

Tanto docentes como sobre todo muchos padres interesados en que sus hijos progresen más ágilmente en el proceso de aprendizaje de la lectura me hacen repetidamente las mismas preguntas: ¿Cuáles son los mejores libros para aprender a leer? ¿Qué libro puedo comprar para complementar o anticipar el trabajo del niño en el colegio? ¿Qué libros para aprender a leer me recomiendas para un niño que anda un poco retrasado en la escuela?

De igual modo que son diversos los métodos de enseñanza de la lectura que hoy día se siguen, también existe una amplia variedad de materiales de apoyo de gran calidad. Y también muchos cuya metodología, contenidos o formatos no son los más recomendables. Entre tanta variedad es fácil perderse sin la referencia de un experto, así que para aquellos que buscan una opción de garantías, que ofrezca al mismo tiempo una aproximación metodológica correcta, un planteamiento sencillo de utilizar con el niño y un precio razonable, analizaremos en este post las alternativas que hoy día considero más válidas de entre las existentes en el mercado.

Evidentemente no es lo mismo un niño que comience a familiarizarse con las letras a aquel que ya es capaz de silabear y leer, aunque sea con dificultad, sus primeras palabras y frases, por lo que distinguiremos entre aquellas opciones orientadas a niños que empiezan a dar sus primeros pasos en la lectura y aquellas dirigidas a niños de mayor edad que ya son capaces de leer palabras sueltas o incluso sus primeras frases. Conforme sea la edad de vuestro hijo (o el grado de avance que haya adquirido hasta la fecha) podéis consultar el apartado correspondiente de entre los que siguen.

Libros para enseñar a leer a niños de entre 3 y 5 años: La colección Aprender a Leer

Tras analizar múltiples alternativas a lo largo de los años que he venido ejerciendo la docencia para edad infantil, cuando alguien me pide ayuda sobre qué libros para aprender a leer utilizar suelo recomendar la colección “Aprender a leer” de la profesora D. Carlini. Vengo utilizándola desde hace tiempo con mis alumnos e igualmente lo recomiendo cuando algún padre se dirige a mí buscando orientación. Resulta adecuado para niños en edades comprendidas entre los 3 y 5 años que empiezan a dar sus primeros pasos con la lectura. Particularmente suelo recomendar comenzar a utilizarlo como material de apoyo una vez que el niño o la niña es capaz de identificar la mayoría de las letras del alfabeto (fundamentalmente las vocales y las consonantes más frecuentes: m, p, s, r, t, n, l, c, d, f, b).

Esencialmente, los tres volúmenes de la colección “Aprender a leer” ofrecen una aproximación al aprendizaje de la lectura muy simple, que desarrolla un método mixto de enseñanza que combina el método sintético/silábico tradicional con un enfoque global/analítico y, sobre todo, que resulta muy atractivo al niño. De hecho, utilizando este material el niño habitualmente asimila el proceso de aprendizaje de la lectura como un juego y no como un deber u obligación. Mi experiencia hasta la fecha es que el progreso que se obtiene por este motivo con este método es notablemente superior al de otros métodos o libros para aprender a leer.

Evidentemente, como ya señalamos anteriormente en otros artículos, cada niño es un mundo y cada uno tendrá su propia velocidad de aprendizaje, pero tanto para aquellos padres interesados en que su hijo anticipe sus primeros pasos en la lectura como aquellos que perciben que su hijo sufre alguna dificultad a la hora de leer y querrían ayudarle a superarla, la colección “Aprender a leer” es una excelente elección.

Uno de los aspectos que más valoro de la colección Aprender a Leer es su formato; tres sencillos ejemplares siguiendo una dificultad creciente. Volúmenes manejables, fáciles de seguir y que invitan a progresar de manera natural en el aprendizaje:

  • El primer volumen de la colección asume que el niño conoce ya con cierta soltura el abecedario y trabaja con las sílabas directas más comunes (las sílabas directas, como ya vimos, son aquellas formadas por una consonante y una vocal: MA, PA, etc.)
  • El segundo volumen continúa trabajando con sílabas directas de mayor dificultad (distinguir G-J, etc.)
  • Finalmente, el tercer volumen introduce las consonantes menos habituales (Y, Q, etc,) y trabaja sílabas inversas (vocal-consonante) y mixtas.

Mi recomendación es seguir el orden de la colección, comenzar por el primer volumen e ir avanzando conforme se observe que el niño progresa. Sesiones de trabajo diarias de diez o quince minutos son más que suficiente para observar progresos notables en muy poco tiempo. Más tiempo puede cansar innecesariamente al niño. Es preferible dedicar poco tiempo pero hacerlo todos los días que trabajar en sesiones más extensas pero con menor continuidad.

En todo caso, la actitud del padre o docente es un elemento clave: aprender a leer no es sencillo y requiere paciencia (en esta entrada podéis encontrar una relación de trucos e ideas sobre cómo apoyar y ayudar al niño en su aprendizaje de la lectura). Afrontar el proceso de enseñanza como una actividad lúdica, divertida es sin duda mi mayor recomendación. Leer es un placer, no una obligación y como tal debe enseñarse. Podéis encontrar la colección “Aprender a leer” (y otros libros para aprender a leer igualmente interesantes) en librerías especializadas y en Amazon.

Los mejores libros para aprender a leer: Colección Aprender a Leer
Los mejores libros para aprender a leer: Colección Aprender a Leer

Libros para enseñar a leer a niños de entre 5 y 7 años: La colección Leemos Juntos

Superada la etapa de reconocer las letras y fonemas, las distintas tipologías de sílabas y las primeras palabras, el niño está preparado ya para empezar a leer sus primeras frases y textos.

Es esta una fase particularmente delicada: no tanto por la dificultad técnica en pasar de leer palabras a leer frases y textos completos sino porque es durante esta etapa cuando el niño adquirirá ó no hábitos y actitudes positivas hacia la lectura; aquellos niños que superan estas primeras lecturas en un entorno de aprendizaje adecuado presentan una mayor propensión a desarrollar hábitos de lectura constructivos durante su adolescencia y edad madura. Por el contrario, aquellos niños que interpreten su inmersión en esta fase como un proceso forzado o tedioso probablemente trasladen su rechazo a la lectura a edades posteriores, con todo lo que ello implica. Es por ello que debemos ser muy cuidadosos sobre cómo abordar con el niño esta etapa del aprendizaje.

Al igual que siempre que se me pregunta recomiendo la colección Aprender a Leer para niños de entre 3 y 5 años, para aquellos que ya han superado esta edad y están en disposición de afrontar sus primeras lecturas mi recomendación es la colección Leemos Juntos, recientemente lanzada al mercado y cuya original aproximación metodológica la convierten en una propuesta única. Es esta una colección de cuentos e historias infantiles diseñadas desde una aproximación realmente innovadora y sustentada en los últimos avances de la neurodidáctica. El concepto es simple: en lugar de un simple cuento que el niño tenga que leer, la historia se presenta como un punto de encuentro en el que el niño y el adulto (padre, madre o docente) comparten la lectura.

Literalmente la historia se lee de manera conjunta entre el niño y el adulto, facilitando con ello no sólo el que el niño reciba de manera directa el apoyo del adulto, sino incentivando la participación activa del adulto y los beneficios que sobre el niño redundan de ello. Cada página identifica mediante un simple código de colores por quién debe ser leída, por el adulto o por el niño. La tipología y tamaño de letra varía de un caso para otro, así como la complejidad del vocabulario y de las estructuras sintácticas y semánticas utilizadas. El convertir estas primeras lecturas en un proceso compartido con el padre o la madre tiene un impacto sobresaliente en cómo el niño percibe la experiencia y el valor que le otorga, lo que a su vez se traduce en un progreso significativamente más rápido y eficaz que el obtenido mediante enfoques más tradicionales. El niño aprende a leer mejor y más rápidamente y las tasas de compresión lectora son igualmente sustancialmente mejores.

Tanto el diseño de la colección, los relatos y el trabajo de los ilustradores son realmente excepcionales, dirigidos de manera muy evidente a conquistar al niño. Se percibe el gran trabajo detrás de cada uno de estos elementos con el fin de conseguir que el niño disfrute de la lectura.

Los mejores libros para aprender a leer. Colección Leemos Juntos
Los mejores libros para aprender a leer. Colección Leemos Juntos

Vengo utilizando material de la colección Leemos Juntos desde su lanzamiento hace unos meses y he de reconocer que el resultado del trabajo que he desarrollado utilizándolo en mis clases me ha sorprendido de manera muy grata. La respuesta que recibo de mis alumnos es extremadamente positiva: no sólo les encanta tanto el estilo y contenido de las historias (las de los Tres Detectives son las que más gustan) como el diseño de las ilustraciones, sino que los personajes y las tramas consiguen llamar poderosamente su atención, hasta el extremo de lograr despertar de manera manifiesta en el niño el interés y afición por leer más, lo que a su vez se traduce en un rápido progreso en sus habilidades lectoras. Del mismo modo, la respuesta que recibo de padres que han utilizado esta colección para acelerar o reforzar el aprendizaje de sus niños es igualmente entusiasta, por lo que no me cabe duda alguna a la hora de presentarlo como el material de apoyo más recomendable para niños de entre 5 y 7 años.

Podéis encontrar la colección “Leemos Juntos” en librerías especializadas y en Amazon.

Libros para aprender a leer. Apuntes finales

Como hemos visto, existe libros a disposición de cualquiera interesado en contribuir de manera activa al proceso de aprendizaje del niño. La clave, como en cualquier ámbito, es saber separar el grano de la paja y trabajar con aquel material que realmente cumpla con este objetivo de facilitar un aprendizaje más eficaz y efectivo. Desde este punto de vista confío en que las recomendaciones que os he presentado en este artículo os sean de utilidad.

En todo caso, y como no me canso de repetir, el aprendizaje de la lectura no es una tarea simple y cualquier ayuda que podáis proporcionar a vuestros hijos en este ámbito contribuirá de manera decisiva a hacerla más sencilla. No olvidéis que la actitud e implicación que mostréis durante esta etapa puede ser determinante a la hora de influir positiva o negativamente en la relación del niño con la lectura, lo que a su vez puede tener un impacto determinante en su futuro académico y, por lo tanto, en su futuro profesional y vital. Considerad que el tiempo, esfuerzo y dedicación que pongáis en esta labor de apoyo puede ser la mejor inversión que hagáis para ayudar a mejorar el futuro de vuestro hijo o hija.

 

Si te ha parecido interesante, compártelo!

2 opiniones en “Los mejores libros para aprender a leer”

  1. Hola! Siguiendo tu consejo compramos los libros de la colección Aprender a leer y estamos extremadamente satisfechos. Los progresos de nuestra hija son evidentes y, lo mejor de todo, es que parece que leer es para ella un juego, le encata.

    Muchas gracias por la recomendación!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *