🥇 Libros para aprender a leer

Aprender a leer. Colección Leemos Juntos

Muchos padres interesados en que sus hijos progresen más ágilmente en el proceso de aprendizaje de la lectura me hacen repetidamente las mismas preguntas: ¿Cuáles son los mejores libros para aprender a leer? ¿Qué libros para empezar a leer me recomiendas para un niño que anda un poco retrasado en la escuela? ¿Con qué material de apoyo y libros para niños puedo complementar o anticipar el trabajo de mi hijo o hija en el colegio?

De igual modo que son diversos los métodos de enseñanza de la lectura que hoy día se siguen, con múltiples aproximaciones y ejercicios para aprender a leer, también existe una amplia variedad de libros infantiles de gran calidad que pueden ayudarnos a que los niños aprendan a leer y puedan iniciarse en la lectura de la manera más fácil y natural posible. Pero también existen muchos otros libros para empezar a leer cuya metodología, contenidos o formatos no son los más recomendables si queremos que el niño aprenda de la manera más eficaz.

Con una oferta de literatura infantil tan amplia es fácil perderse sin la referencia de un experto, así que para aquellos que buscan libros para aprender a leer de garantías, que ofrezcan  una aproximación metodológica correcta, un planteamiento sencillo de utilizar con el niño y un precio razonable, analizaremos en este post las alternativas que hoy día considero más válidas de entre las existentes en el mercado para ayudar a nuestros hijos a descubrir el mundo de la lectura; los libros para empezar a leer más eficaces.

Continuar leyendo «🥇 Libros para aprender a leer»

 

Al mal tiempo, buena cara: aprovecha el confinamiento para leer con tu hijo

No cabe duda de que son momentos complicados para todos. El coronavirus es hoy una pandemia mundial, no hay país que no vaya a lamentar sus demoledores efectos. Muchos lo sufriremos directamente en primera persona, muchos en sus seres queridos más próximos. Incluso los más afortunados no se librarán de los pesados periodos de confinamiento y reclusión.

Es a ellos a los que me dirijo en esta ocasión: ¿por qué no aprovechar los grandes periodos sin nada que hacer en casa para dedicar un pequeño rato cada día para leer junto a los más peques de la casa? No hace falta dedicar mucho tiempo: con apenas unos minutos cada día conseguiréis grandes resultados. Incentivaréis en el niño un hábito tan positivo como la lectura al mismo tiempo que le ayudaréis a superar las pequeñas dificultades que hoy puedan tener al leer.

Aprovechad estos días en casa para establecer alguna rutina de lectura con el niño. La hora de acostarse siempre es una buena elección, pero no tiene por qué ser la única.  Y aprovechad también si con motivo del confinamiento tenéis más tiempo libre para tratar de leer con ellos siempre que os lo pidan: les hará saber que la lectura es una buena manera para pasar el tiempo.

Recordad que la lectura compartida no se limita a la lectura del texto en sí. Animad también al niño a reflexionar sobre el significado de lo leído. Preguntadle, especialmente hacedle preguntas que no se puedan contestar con un simple sí o no: ¿Qué parte de la historia te ha gustado más? ¿Por qué? ¿Qué personaje te ha gustado más?. Durante la lectura, intercalad igualmente preguntas que fomenten su comprensión del texto: ¿Qué te ha parecido lo que acaba de pasar? ¿Qué crees que sucederá ahora?.

Dedicando un mínimo esfuerzo por nuestra parte podemos hacer mucho por estimular en el niño la afición por la lectura, con los beneficios tan positivos que ello le reportará. Aprovechemos estos momentos tan difíciles para intentar extraer algo positivo.

Y, sobre todo, cuidaos mucho. A vosotros y a los vuestros.

 

¡Ayuda, mi hijo no quiere leer! – Cómo incentivar a tu hijo/a a leer

¡Ayuda, mi hijo no quiere leer!

No hay curso escolar en el que no tenga que afrontar la misma situación: unos padres preocupados me visitan para consultarme qué pueden hacer con su hijo o hija; aunque «lo han intentado todo», no consiguen que se interese mínimamente por la lectura. Perciben que ello puede acabar repercutiendo en un peor desempeño del niño/a en el colegio, lo que les genera un estrés que a su vez, irremediablemente, acaban por transmitir al niño, que acaba por rechazar todavía con mayor firmeza la lectura.

Por desgracia no hay una receta mágica para «hacer que a un niño le guste leer»; el que el niño se muestre atraído ó no hacia la lectura no deja de ser el resultado de la suma y evolución de una serie de factores a lo largo del tiempo, tanto asociados al propio niño (grado de desarrollo y madurez, personalidad, curiosidad innata, aficiones, etc.) como externos (hábitos familiares, entorno educativos, etc.)

Dicho esto, padres y profesores podemos construir en la dirección correcta e incentivar un tanto la aproximación del niño/a a los libros. Veamos a continuación algunas sencillas indicaciones sobre lo que como padres podemos hacer para ayudar a nuestros hijos, incluso a los más reacios, a leer.

Continuar leyendo «¡Ayuda, mi hijo no quiere leer! – Cómo incentivar a tu hijo/a a leer»