Letra ligada o de imprenta

¿Qué letra es mejor para aprender a leer, la letra ligada o de imprenta? Junto a ¿Qué deben aprenderse antes, las mayúsculas o las minúsculas? y ¿En qué orden deben aprenderse las letras? es una de las preguntas más frecuentes asociadas a los primeros pasos en el aprendizaje de la lectura tanto entre profesionales docentes como entre padres. En este post resumiremos las ventajas y desventajas de ambas alternativas y aclararemos cuál de las dos resulta más recomendable para aprender a leer.

¿Qué es la letra ligada?

Se conoce como letra ligada o cursiva a aquella grafía que se realiza con trazos, entrelazando los caracteres hasta construir una palabra. Durante muchos años ha sido el tipo de letra que tradicionalmente se venía enseñando en la escuela tanto para aprender a leer como para aprender a escribir.

Beneficios de la letra ligada 

Los principales beneficios al uso de la letra ligada en las primeras etapas de la enseñanza infantil están asociados esencialmente a la escritura:

  • Es un tipo de letra que requiere de especial atención al trazarla por lo que favorece el desarrollo de la motricidad fina.
  • Estimula el desarrollo de la visión espacial y la coordinación óculo manual, al tratar de hacerla de forma legible.
  • Forma parte de una escritura fluida, menos interrumpida lo que mejora considerablemente la capacidad de concentración del menor.
Letra ligada
Letra ligada

¿Qué es la letra de imprenta?

En la letra de imprenta o letra de molde los caracteres están desligados entre sí y su estructura es vertical y simple. Ello redunda en que visualmente brinde un aspecto más limpio y legible que la letra ligada. Dado que es el tipo de letra abrumadoramente más común en prácticamente todos los espectros (literatura impresa, publicidad, prensa, etc.) desde hace unos años ha comenzado a utilizarse también como primera opción en la enseñanza de la lectura.

Beneficios de la letra de imprenta

A diferencia de la letra ligada, que como veíamos en el punto anterior presentaba su mayores fortalezas asociadas a la enseñanza de la escritura, los beneficios más obvios de la letra de imprenta vienen de la mano del aprendizaje de la lectura:

  • Es una letra más legible, por lo tanto, al aprender las letras para unirlas en la lectura es mucho más sencillo de realizar las conexiones y formar sonidos.
  • Ofrece un mayor reconocimiento, trazado simple e identidad de los caracteres que los niños deben leer después. 
  • Su uso es más ubicuo: los niños pueden verla y reconocerla en cualquier lugar. Es la letra que, por ejemplo, encontrarán en periódicos, anuncios, libros, vallas e incluso en la televisión o el ordenador.  
Letra de imprenta
Letra de imprenta

Entonces, ¿letra ligada o letra de imprenta?

Según hemos visto ambas opciones presentan beneficios muy diferenciados. Tradicionalmente en la escuela se ha venido utilizando la letra ligada de manera transversal en todo el proceso de introducción a la lectoescritura (esto es, tanto para la enseñanza de la lectura como de la escritura).

Sin embargo, esta tendencia se ha ido modificando durante los últimos años en favor de la introducción de la letra de imprenta dadas las ventajas que ofrece su mayor legibilidad y el menor esfuerzo que representa su escritura. En la mayor parte de las instituciones educativas de programas más innovadores la letra de imprenta se aprende ya junto a la letra ligada e incluso, en algunos caso, incluso la sustituye.

Un caso bien conocido es el de Finlandia, país de referencia desde hace décadas en la adopción de nuevas metodologías docentes que sistemáticamente se traducen en mejores resultados escolares. Desde 2016 se implantó en todo el país la decisión de incentivar el uso desde los primeros años en la escuela de la letra de imprenta. A tal fin la enseñanza con letra imprenta se impartirá desde el primer año mientras que el uso de la letra ligada se mantendrá únicamente como materia optativa. Es decir, los niños finlandeses ya no tienen que aprender a manejar la letra ligada obligatoriamente como hasta ahora. El racional detrás de esta decisión es sencillo: superados los primeros años de escuela el uso de la letra ligada es minoritario, máxime en un entorno en el que el uso de equipos informáticos y dispositivos móviles se ha masificado al extremo y en todos los casos hacen uso de la letra de impresa (de hecho, entre los cambios introducidos durante los últimos años en la escuela finlandesa también figura la incorporación de la mecanografía desde edades tempranas para facilitar la inmersión del niño en el nuevo entorno digital).

En definitiva, si bien no existe un consenso generalizado sobre la conveniencia de optar por uno de los dos tipos de letra, la guía que suponen los programas educativos más innovadores y avanzados parecen abalar la idea de que la tendencia en los próximos años será la de usar cada vez más la letra de imprenta en estos primeros años de enseñanza y la progresiva caída en desuso de la letra ligada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.