Problemas para leer en niños: cómo detectarlos y tratarlos

Los problemas para leer son dificultades que se presentan a cualquier edad (si bien nosotros nos centraremos fundamentalmente en el caso de niños) y se caracterizan por una dificultad para descodificar la palabra escrita y/o de comprender lo que se está leyendo.

Pueden presentarse como una falta de fluidez al leer, omisiones, sustituciones de letras o palabras y falta de comprensión de lo leído. En ningún caso se deben asociar con la falta de voluntad para aprender o con la poca inteligencia. Para superarlos, puede que se necesite apoyo especializado y la consulta con un profesional.

Continuar leyendo «Problemas para leer en niños: cómo detectarlos y tratarlos»

Al mal tiempo, buena cara: aprovecha el confinamiento para leer con tu hijo

No cabe duda de que son momentos complicados para todos. El coronavirus es hoy una pandemia mundial, no hay país que no vaya a lamentar sus demoledores efectos. Muchos lo sufriremos directamente en primera persona, muchos en sus seres queridos más próximos. Incluso los más afortunados no se librarán de los pesados periodos de confinamiento y reclusión.

Es a ellos a los que me dirijo en esta ocasión: ¿por qué no aprovechar los grandes periodos sin nada que hacer en casa para dedicar un pequeño rato cada día para leer junto a los más peques de la casa? No hace falta dedicar mucho tiempo: con apenas unos minutos cada día conseguiréis grandes resultados. Incentivaréis en el niño un hábito tan positivo como la lectura al mismo tiempo que le ayudaréis a superar las pequeñas dificultades que hoy puedan tener al leer.

Aprovechad estos días en casa para establecer alguna rutina de lectura con el niño. La hora de acostarse siempre es una buena elección, pero no tiene por qué ser la única.  Y aprovechad también si con motivo del confinamiento tenéis más tiempo libre para tratar de leer con ellos siempre que os lo pidan: les hará saber que la lectura es una buena manera para pasar el tiempo.

Recordad que la lectura compartida no se limita a la lectura del texto en sí. Animad también al niño a reflexionar sobre el significado de lo leído. Preguntadle, especialmente hacedle preguntas que no se puedan contestar con un simple sí o no: ¿Qué parte de la historia te ha gustado más? ¿Por qué? ¿Qué personaje te ha gustado más?. Durante la lectura, intercalad igualmente preguntas que fomenten su comprensión del texto: ¿Qué te ha parecido lo que acaba de pasar? ¿Qué crees que sucederá ahora?.

Dedicando un mínimo esfuerzo por nuestra parte podemos hacer mucho por estimular en el niño la afición por la lectura, con los beneficios tan positivos que ello le reportará. Aprovechemos estos momentos tan difíciles para intentar extraer algo positivo.

Y, sobre todo, cuidaos mucho. A vosotros y a los vuestros.