¿Cuál es la mejor edad para aprender a leer?

Una de las preguntas que con más frecuencia se hacen los padres es cuál es la mejor edad para aprender a leer, la edad idónea para que sus hijos empiecen a aprender a leer. De manera natural los niños inician el aprendizaje reconociendo (“leyendo“) logos comerciales, señales de tráfico o símbolos convencionales que les rodean en su vida diaria. Aunque de algún modo podemos considerar estas experiencias como sus primeros pasos en la lectura, lo cierto es que el aprendizaje sistemático (lo que habitualmente llamaríamos aprender a leer)  requiere del desarrollo previo de una serie de habilidades y capacidades.

Aprender a leer es un proceso complejo, ya que su dominio no se agota en la tarea mecánica de codificación y decodificación sino que requiere que el niño haya alcanzado determinados niveles de maduración con respecto a tres factores: desarrollo de la psicomotricidad, de la función simbólica y de la afectividad. La primera se refiere a la maduración general del sistema nervioso, expresada por la capacidad de desplegar un conjunto de actividades motrices; la segunda, a la maduración del pensamiento en su función simbólica, como para comprender, o al menos sentir, que la lectura conlleva un sentido y transmite un mensaje, lo que requiere también de un determinado nivel de desarrollo del lenguaje; y la tercera se refiere a la madurez emocional que le permita no desalentarse ni frustrarse ante el esfuerzo desplegado para lograr los automatismos correspondientes a esas primeras etapas.

Múltiples investigaciones señalan que este nivel se logra alrededor de los 5 o 6 años de edad, siempre que se hayan realizado actividades preparatorias, ya que la maduración no sólo depende de la edad cronológica o mental. Estas primeras experiencias deben darse siempre en un clima lúdico y de creatividad ya que la presión de padres o profesores, ansiosos y competitivos, pueden crear formas deficientes y contraproducentes, tanto en las destrezas que se espera lograr como un rechazo por una actividad que al niño le puede resultar difícil y sin sentido.

El comienzo de la etapa escolar es vivido con gran ilusión por niñas y niños, a lo que se suma muchas veces la exigencia de algunos padres que esperan resultados a muy corto plazo, pero es al maestro al que le corresponde evaluar la situación y determinar el inicio y ritmo del proceso, teniendo en cuenta que es preferible esperar a que el niño alcance la madurez que requiere. Por otro lado, diversas investigaciones realizadas demuestran que aunque los niños muestren interés por aprender a leer a temprana edad y logren hacerlo, esto no garantiza que en el futuro haya una diferencia notable entre sus logros y el de los niños que inicien este aprendizaje después. Lo que sí puede marcar diferencias es introducirlos en la lectura sin contar con los pre-requisitos necesarios, lo que, además de perjudicar el propio proceso de aprendizaje, puede perjudicar su autoestima, confianza y seguridad en sí mismo.

 

Mejor edad para aprender a leer
¿Cuál es la mejor edad para aprender a leer?

Métodos para aprender a leer

Aprender a leer es uno de los hitos esenciales en el proceso formativo del niño y a lo largo de los años se han ido desarrollado diferentes metodologías que faciliten el aprendizaje. Cada uno de estos métodos para aprender a leer presenta sus propias características distintivas, ventajas e inconvenientes.

Veamos a continuación de manera resumida y un tanto simplificada, sin entrar en profundos detalles teóricos, los métodos para aprender a leer más importantes.

Métodos para aprender a leer: Métodos sintéticos o ascendentes

Los métodos sintéticos o ascendentes se caracterizan por partir de unidades pequeñas (letras, sonidos y sílabas) para progresivamente llevar a unidades más complejas (palabras). El niño aprende primero las vocales, después poco a poco las consonantes y progresivamente se introducen las sílabas y las palabras. Por lo general al seguirse estos métodos se aprende a escribir la letra al mismo que se aprende a leerla.

Podemos distinguir al menos tres tipos de métodos sintéticos:

1. Métodos sintéticos para aprender a leer: Método alfabético

En el método alfabético para aprender a leer, quizá el más tradicional, se aprenden las letras una a una, comenzando por las vocales, tanto en mayúscula como en minúscula. Según el niño va avanzando se van combinando las letras que ya domina formando sílabas y palabras.

2. Métodos sintéticos para aprender a leer: Método fonético

En el método fonetico el niño aprende el sonido de la letra (la “pppp” de pelota, la “sssss” de serpiente, etc.). Progresivamente se combinan estos sonidos para formar palabras. Es un método que durante los últimos años se está popularizando en muchas escuelas.
 

3. Métodos sintéticos para aprender a leer: Método silábico

El método silábico toma como unidad mínima de aprendizaje la sílaba y no la letra; el niño por lo tanto en lugar de comenzar por aprender las letras aprende sílabas: “ma” de mamá, “ca” de “casa”, etc. El método silábico es de los más complicados para el niño (que tiene que aprender numerosas reglas para manejar cada sílaba), pero combinado con el método alfabético y el método global que veremos más adelante es una de las mejores opciones.

Métodos para aprender a leer: Métodos globales o analíticos

Frente a los métodos sintéticos que parten de elementos pequeños (letras, sílabas o sonidos) para ir formando estructuras más complejas (sílabas y palabras) surgieron en su momento los métodos globales, analíticos o descendentes. En ellos el niño comienza estudiando unidades complejas (frases y palabras) y progresivamente llega a unidades más pequeñas (sílabas y letras).
El niño, por ejemplo, aprende primero la palabra “casa”, asociando una imagen de una casa con la palabra, tratando que entienda su significado. Cuando el niño ve junto al dibujo la palabra “casa” es capaz de establecer la asociación entre la palabra y su significado, aunque todavía no conozca las letras “c”, “a” y “s”.
De este modo el niño comienza aprendiendo un conjunto de palabras comunes y empieza a leer textos construidos con estas palabras, reconociendo durante el proceso poco a poco el significado del resto de elementos de las frases (artículos, etc.)
Las clases que siguen este tipo de métodos se identifican fácilmente: las paredes del aula está cubiertas por imágenes y palabras y los objetos de la clase están etiquetados (“pizarra”, “mesa”, etc.) para aprovechar la memoria visual del niño.
Los defensores del método global argumentan que es un proceso de aprendizaje que resulta más natural al niño ya que es similar al aprendizaje del lenguaje (repetimos palabras que hemos escuchado) y que por ello puede empezar a trabajarse con niños de menor edad que la recomendada cuando se utilizan métodos sintéticos (hablaré sobre qué edad resulta más adecuada para iniciar el aprendizaje de la lectura en una próxima entrada).

Métodos para aprender a leer: Métodos eclécticos o mixtos

Como todo en la vida, la virtud no está en los extremos, por lo que más que debatir sobre qué métodos resultan más apropiados, los sintéticos o los analíticos, probablemente sea más recomendable entender cómo es posible combinar ambos métodos tomando lo mejor de cada uno de ellos.
Es por este motivo que cada vez más se están popularizando métodos para aprender a leer mixtos, que combinan elementos de aprendizaje sintéticos (comenzar aprendiendo las letras, por ejemplo) con  elementos de aprendizaje sintéticos (introducir de manera temprana el aprendizaje de palabras para incentivar en el niño la compresión de conceptos).

Aunque hay abierto un extenso debate entre teóricos de la enseñanza en este área, mi experiencia docente hasta la fecha es que estos métodos mixtos son los que mejor funcionan, acelerando el aprendizaje del niño al tiempo que se facilita que la lectura no sea un proceso meramente mecánico sino que esté asociado a un pleno entendimiento del significado de lo que se está leyendo.

Métodos para aprender a leer
Métodos para aprender a leer: características, ventajas e inconvenientes

¡Bienvenidos!

¡Hola! Bienvenid@ a mi pequeño rincón. En él pretendo volcar mi experiencia docente como profesora de infantil y primaria en torno a un tema que me apasiona: la lectura. Y más concretamente, en cómo introducir a nuestros pequeños en el maravilloso mundo de los lectura; cómo ayudarles a que den sus primeros pasos descifrando palabras; cómo contribuir a que el proceso de aprendizaje sea lo más eficaz posible y, sobre todo, cómo facilitar el que descubran el placer que puede esconderse detrás de la lectura.

¡Espero que el material que vaya añadiendo os sirva de ayuda!

Libros para aprender a leer. Bienvenidos
Bienvenidos a este rincón