Comprensión lectora: ¿tu hijo entiende lo que lee?

Dependiendo del país, entre el 10% y el 50% de los alumnos de primaria presentan un nivel de rendimiento bajo o muy bajo en comprensión lectora (tasa que es de un 10% en el caso de Finlandia, de un 20% en España, o hasta de un 39% en el caso de los alumnos de Chile, por ejemplo) . No lo digo yo, así lo recoge el reconocido Estudio del Progreso Internacional en competencia Lectora (PIRLS), que cada cinco años evalúa la comprensión en diversos países alrededor del mundo desde 2001. La población objetivo está representada por estudiantes matriculados que tienen en promedio cuatro años de escolaridad, es decir, niños de 9 o 10 años de edad. Aquellos interesados, pueden encontrar más información sobre el estudio PIRLS en su página web y en esta página del Ministerio de Educación y Formación Profesional de España el informe de resultados de la última edición (2016).

Continuar leyendo “Comprensión lectora: ¿tu hijo entiende lo que lee?”

¡5.000 seguidores en Facebook!

Si visitáis el blog de tanto en cuanto estaréis al tanto probablemente de que hace ya algún tiempo creé una página Facebook que complementase lo que aquí voy recogiendo. La idea era crear un entorno paralelo en el que compartir no sólo los contenidos del blog sino reflexiones breves, artículos o material con otra personas interesadas en la enseñanza y la lectura. Y, sobre todo, facilitar un entorno en el que la interacción con esas personas fuera más fluida y natural que en el blog.

De hecho, a través de la página han entrado en contacto conmigo muchas personas solicitándome ayuda y consejo. Y fruto de estas interacciones se han ido forjando con el tiempo relaciones muy valiosas.

Hace unos días mi página Facebook alcanzó los 5.000 seguidores, una cifra que todavía hoy me resulta difícil de digerir. Nunca pensé que pudiera llegar a alcanzar una audiencia tan relevante. Muchísimas gracias a todos.

¿Os lo podéis creer? Yo todavía no.

Juegos para aprender el abecedario

La primera etapa del proceso de aprender a leer, previa a la cartilla de lectura y a los libros para aprender a leer, consiste en conseguir que el niño reconozca y se familiarice con las letras del abecedario. Dada la edad del niño o niña que se encuentra en esta etapa, la mejor aproximación para afrontar esta actividad es el juego, enfocar la enseñanza del alfabeto desde un enfoque meramente lúdico. En este post revisaremos algunos juegos para aprender el abecedario que podéis poner en práctica con vuestros pequeños. Suelo utilizarlos en clase y recomendarlos a aquellos padres que me preguntan y todos ellos funcionan muy bien. Como complemento a este post, podéis consultar también mi artículo sobre en qué orden deben aprenderse las letras. Continuar leyendo “Juegos para aprender el abecedario”

Tu propósito de año nuevo: lee más junto a tu hijo

Comienza el nuevo año. En estas primeras fechas del año entrante todos dedicamos un tiempo a fijarnos metas y hacer propósitos para los próximos 365 días: apuntarnos al gimnasio, cuidar más la dieta, aprender inglés… Si me permitís, dejadme que os sugiera un elemento más que incluir en vuestra lista. Un nuevo propósito que no os requerirá mucho tiempo ni esfuerzo pero que os redundará un gran beneficio a vosotros y a vuestros pequeños: durante este año que entra dedicad más tiempo a leer junto a vuestros hijos.

Como hemos comentado en entradas anteriores, los padres deben saber que su principal compromiso ha de ser el de motivar, mostrar interés, dar ejemplo. Como en todo en esta vida, también en el de la lectura la ejemplaridad es fundamental. Es por ello que la mejor contribución que los padres pueden hacer para impulsar el interés por la lectura en sus hijos es leer ante ellos y, muy especialmente, leer con ellos. Si los niños, en los años cruciales de su desarrollo, se ven inmersos y participan en actividades de lectura llevadas a cabo de manera cotidiana por las personas que lo rodean, les resultará más fácil asumir después de manera autónoma esos comportamientos.

Estableced rutinas de lectura con el niño. La hora de acostarse siempre es una buena elección, pero no tiene por qué ser la única. Tratad de leer con ellos siempre que os lo pidan: les hará saber que la lectura es una buena manera para pasar el tiempo. Dejad libros a su alcance de manera habitual. Si hay libros junto a sus juguetes favoritos probablemente terminarán por cogerlos. Llevad libros con vosotros cuando vayáis al dentista o a hacer algún trámite. Regalar libros con cualquier pretexto -cumpleaños, Navidad, premios por buen comportamiento…- es también una forma de integrarlos en la experiencia cotidiana del niño, del mismo modo que visitar bibliotecas y librerías o fomentar la creación de una biblioteca personal contribuyen a proponer la lectura como una costumbre y no como una excepción.

Recordad que la lectura compartida no se limita a la lectura del texto en sí. Animad al niño a reflexionar sobre el significado de lo leído. Preguntadle, especialmente hacedle preguntas que no se puedan contestar con un simple sí o no: ¿Qué parte de la historia te ha gustado más? ¿Por qué? ¿Qué personaje te ha gustado más?. Durante la lectura, intercalad igualmente preguntas que fomenten su comprensión del texto: ¿Qué te ha parecido lo que acaba de pasar? ¿Qué crees que sucederá ahora?.

Leer a los hijos, con los hijos o ante los hijos es el modo más aleccionador de defender la importancia de la lectura. ¿Se os ocurre un propósito de año nuevo mejor que este?

Feliz año nuevo amigos 🙂