¡Ayuda, mi hijo no quiere leer! – Cómo incentivar a tu hijo/a a leer

¡Ayuda, mi hijo no quiere leer! – Cómo incentivar a tu hijo/a a leer
5 (100%) 2 votos

No hay curso escolar en el que no tenga que afrontar la misma situación: unos padres preocupados me visitan para consultarme qué pueden hacer con su hijo o hija; aunque “lo han intentado todo”, no consiguen que se interese mínimamente por la lectura. Perciben que ello puede acabar repercutiendo en un peor desempeño del niño/a en el colegio, lo que les genera un estrés que a su vez, irremediablemente, acaban por transmitir al niño, que acaba por rechazar todavía con mayor firmeza la lectura.

Por desgracia no hay una receta mágica para “hacer que a un niño le guste leer”; el que el niño se muestre atraído ó no hacia la lectura no deja de ser el resultado de la suma y evolución de una serie de factores a lo largo del tiempo, tanto asociados al propio niño (grado de desarrollo y madurez, personalidad, curiosidad innata, aficiones, etc.) como externos (hábitos familiares, entorno educativos, etc.)

Dicho esto, padres y profesores podemos construir en la dirección correcta e incentivar un tanto la aproximación del niño/a a los libros. Veamos a continuación algunas sencillas indicaciones sobre lo que como padres podemos hacer para ayudar a nuestros hijos, incluso a los más reacios, a leer.

Incentivando a tu hijo a leer: #1 No le fuerces

No hay nada que funcione peor con los niños (¡y adultos!) que el intentar obligarles a hacer algo que no quieren. El peor error que podemos cometer es precisamente ese, el tratar de forzar al niño a leer contra su voluntad. Ello se traduce en que no se le debe insistir repetidamente en que lea, ni hacer ver que ello puede suponer un problema o que nos preocupe. Leer debe ser para el niño una actividad eminentemente lúdica, un entretenimiento placentero.

¡Ayuda, mi hijo no quiere leer!
¡Ayuda, mi hijo no quiere leer!

Incentivando a tu hijo a leer: #2 Elige lecturas atractivas o, mejor aún, que las elija él mismo

Lo comentábamos en una entrada reciente (cómo elegir libros infantiles): es esencial ofrecer al niño lecturas que despierten su interés. Puede ser el libro de cuentos de su personaje favorito del cine o la televisión,  relatos de magia, de detectives, sobre su deporte favorito, sobre las aventuras y conflictos de un grupo de amigos de su edad en el que que se vea reflejado… Como padres sabéis qué temas y qué personajes le gustan. Aprovechadlo.

Mejor aún: en lugar de comprarle un libro, invítale a que sea él mismo el que elija qué libro quiere. Pídele que te acompañe a la librería del barrio. Cada niño es un mundo y nadie mejor que él para saber qué lectura le puede interesar más (obviamente, los padres estarán ahí para supervisar la elección y asegurarse de que se trata de una lectura apropiada para la edad del niño).

No os limitéis en lo que se refiere al formato: si el niño quiere leer comics, que lo haga. Lo importante es que lea cosas que le gusten, que le atraigan, y que lo haga con frecuencia, que adquiera el hábito de leer por gusto. Tiempo habrá de que llegue al Quijote.

Incentivando a tu hijo a leer: #3 Lee junto a él/ella

El ejemplo lo es todo en esta vida. ¿Quieres que tu hijo se aficione a la lectura? Lee junto a él. Y hazlo con ganas, disfrutando de la experiencia de compartir esta actividad con él. Mientras más entusiasmo demuestres al leer un libro, más lo disfrutará su hijo y más curiosidad mostrará por leer por sí solo. Utiliza voces divertidas, onomatopeyas. ¡No tengas miedo de sobreactuar! Ello ayudará a que el niño se sumerja plenamente en la historia.

En su momento comentamos en un post anterior (los mejores libros para aprender a leer) colecciones como Leemos Juntos, especialmente diseñadas para este ejercicio de lectura compartida. En todo caso, es algo que podéis hacer con cualquier libro.

Colección Leemos Juntos

Incentivando a tu hijo a leer: #4 Pequeños empujones

Celebrad con pequeños gestos si el niño/a se acerca por voluntad propia al libro.  Preguntadle por lo que está leyendo, mostrad interés y animadle a continuar. Si acaba de leer un libro (o comic) y le ha gustado, compradle otro de la misma colección o similar. Dejadle saber con pequeños gestos como estos que os gusta verle leer.

Y, ante todo, mucha calma. Tened paciencia. Como todo lo bueno, llevará un poco de tiempo, pero merecerá la pena 🙂

Antes de terminar, quería pedirte un gran favor: ayúdame a compartir esta página en tus redes sociales para que llegue a más gente a la que juntos podamos ayudar a incentivar y fomentar la lectura entre los más pequeños. Sólo tienes que hacer click en alguno de los botones que verás abajo. ¡Muchísimas gracias!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.