¿Qué cartilla de lectura/cartilla para aprender a leer compro?

¿Qué cartilla de lectura/cartilla para aprender a leer compro?
5 (100%) 10 votos

Los primeros pasos en la lectura son siempre un momento de preocupación e interés para todos los padres. Inevitablemente surge la idea de ayudar al niño o niña en esta etapa del proceso de aprendizaje recurriendo a una cartilla para aprender a leer o cartilla de lectura, un mecanismo de apoyo no por tradicional menos eficaz.

Las cartillas de lectura existen desde hace décadas y sin duda todavía hoy son uno de los más recursos de más ayuda para el niño en sus primeros pasos como lector.

En mi actividad diaria como docente infantil, de hecho, es una de las consultas más recurrentes que recibo de padres y madres: ¿Cuáles son las mejores cartillas para aprender a leer? ¿Qué cartilla de lectura puedo comprar para complementar en casa la actividad del niño en el colegio? ¿Las cartillas para aprender a leer que utilizaba cuando yo iba a la escuela hace veinte o treinta años siguen siendo recomendables?

Cartillas de lectura: El riesgo de usar esa cartilla para aprender a leer de hace 20 años

Antes que nada, un poco de contexto: al igual que son diversos los métodos de enseñanza de la lectura que hoy día se siguen, también existe una amplia variedad de recursos educativos y cartillas para aprender a leer de gran calidad. Y también muchas cartillas de lectura cuya metodología, contenidos o formatos no son los más recomendables.

La cartilla de lectura como decíamos en la introducción de esta artículo es un material docente clásico y ello implica que hay un riesgo importante de que aquella cartilla que utilizábamos nosotros cuando éramos pequeños se haya quedado desfasada, bien en lo que sus contenidos se refiere o en su diseño.

Es fácil caer en la tentación, fruto de la nostalgia, de querer que nuestro hijo dé sus primeros pasos con la lectura utilizando la misma cartilla de lectura que utilizamos nosotros en su día, pero lo cierto es que en la mayoría de los casos las cartillas para aprender a leer de entonces presentan, en mayor o menor medida, dificultades para su uso hoy en día derivadas de no haber sido actualizadas convenientemente durante los últimos años.

Es muy frecuente encontrar en estas cartillas para aprender a leer “clásicas” palabras que hoy en día prácticamente no se usan ya, diseños poco atractivos para el niño de hoy, tipologías y tamaños de letra no particularmente adecuadas o incluso, elementos cuestionables respecto al papel de la mujer o de razas distintas a la nuestra en la realidad actual.

En definitiva, aspectos todos ellos que dificultarán un tanto el aprendizaje del niño en una etapa en la que debemos garantizar su máxima implicación mediante materiales didácticos lo más atractivos posibles.

Cartillas para aprender a leer: Qué cartilla de lectura elegir

La oferta de cartillas de lectura es relativamente amplia, siendo el método fotosilábico (en el que se combina la lectura de sílabas con imágenes, ayudando con ello a la comprensión y retención de fonemas silábicos de forma visual) el adoptado por norma general en los mejores libros y cartillas actuales.

Entre tanta variedad es fácil perderse sin la referencia de un experto que pueda orientarnos a elegir una cartilla para aprender a leer de garantías, diseñada conforme a  una aproximación metodológica moderna y adecuada, siguiendo un diseño y estructura atractivos y sencillos de usar para el niño y ofrecida a un precio razonable.  Por ello analizaremos en este post las opciones que hoy día considero más recomendables de entre las existentes en el mercado.

Tras analizar múltiples alternativas a lo largo de los años que he venido ejerciendo la docencia para edad infantil, cuando alguien solicita mi ayuda sobre qué cartilla para aprender a leer utilizar suelo recomendar la colección “Aprender a leer” de la profesora D. Carlini.

La utilizo desde hace tiempo con mis alumnos e igualmente la recomiendo de manera sistemática cuando algún padre se dirige a mí buscando orientación. Resulta adecuada para niños en edades comprendidas entre los 3 y 5 años que empiezan a dar sus primeros pasos con la lectura y suelo recomendar comenzar a utilizarla como material de apoyo una vez que el niño o la niña es capaz de identificar la mayoría de las letras del alfabeto (fundamentalmente las vocales y las consonantes más frecuentes).

Cartillas para aprender a leer: Colección Aprender a Leer
Cartillas de lectura: Colección Aprender a Leer

La colección Aprender a leer consta de tres ejemplares que siguen una aproximación al aprendizaje de la lectura muy sencillo, que combina el método sintético/silábico tradicional con un enfoque global/analítico, se sustenta en el método fotosilábico basado en imágenes y, sobre todo, que resulta muy atractivo al niño.

Mi experiencia hasta la fecha es que el diseño y estructura de esta colección de cartillas de lectura facilitan el que el niño perciba el  proceso de aprendizaje de la lectura como un juego y no como un deber u obligación, motivo por el cual el progreso con este método es notablemente superior al obtenido al utilizar otras cartillas para aprender a leer.

Cada niño tiene obviamente (y así lo hemos comentado en otas entradas) su propia velocidad de aprendizaje, pero tanto para aquellos padres interesados en que su hijo anticipe sus primeros pasos en la lectura como aquellos que perciben que su hijo sufre alguna dificultad a la hora de empezar a leer y quieren ayudarle a superarla, la colección “Aprender a leer” es una excelente elección.

El formato de la colección es uno de sus puntos fuertes: tres sencillos ejemplares que siguen una dificultad creciente; volúmenes manejables, fáciles de utilizar y que invitan a progresar de manera natural en el aprendizaje:

  • El primer volumen de la colección asume que el niño conoce ya mínimamente el abecedario y trabaja con las sílabas directas más comunes (las sílabas directas, como ya vimos, son aquellas formadas por una consonante y una vocal: MA, PA, etc.)
  • El segundo volumen continúa desarrollando el trabajo iniciado en el primer volumen con sílabas directas de mayor dificultad (distinguir G-J, etc.)
  • Finalmente, el tercer volumen introduce las consonantes menos habituales (Y, Q, etc,) y trabaja sílabas inversas (vocal-consonante) y mixtas.

Mi recomendación es seguir el orden de la colección, comenzar por el primer volumen e ir avanzando conforme se observe que el niño progresa. Sesiones de trabajo diarias de cinco o diez minutos son más que suficientes para observar progresos notables en muy poco tiempo. Más tiempo puede cansar innecesariamente al niño. Es preferible dedicar poco tiempo pero hacerlo todos los días que trabajar en sesiones más extensas pero con menor continuidad.

Podéis encontrar la colección “Aprender a leer” (y otros libros para aprender a leer y libros infantiles igualmente interesantes) en librerías especializadas y en Amazon.

Cartillas para aprender a leer y cartillas de lectura. Apuntes finales

Las cartillas de lectura continúan siendo un material de apoyo extremadamente valioso a la hora de enseñar al niño a dar sus primeros pasos con la lectura.

A la hora de elegir qué cartilla para aprender a leer comprar, el aspecto clave, como en cualquier otro ámbito, es ser capaces de distinguir el grano de la paja y trabajar con aquella cartilla para aprender a leer que realmente cumpla con el objetivo de facilitar un aprendizaje más eficaz y efectivo, acelere la comprensión lectora, que resulte atractiva para el niño y que no imponga obstáculos o barreras en el proceso de aprendizaje.

Confío en que las recomendaciones recogidas en este artículo os hayan sido de utilidad. Recordad que vuestra actitud como padre o madre resulta un aspecto esencial: aprender a leer no es sencillo y requiere paciencia por vuestra parte.

Considerar la enseñanza de la lectura como una actividad divertida es sin duda mi mayor recomendación. Leer es un placer, no una obligación y como tal debe enseñarse.

Tened siempre muy presente que la actitud e implicación que mostréis durante esta etapa de aprendizaje puede ser decisiva a la hora de influir positiva o negativamente en la relación futura del niño con la lectura, lo que a su vez puede tener un impacto determinante en su futuro académico y, por lo tanto, en su futuro profesional y vital.

El tiempo y dedicación que pongáis en esta labor de apoyo puede ser la mejor inversión que hagáis para ayudar a mejorar el futuro de vuestro hijo. Merece sin duda el esfuerzo, ¿verdad?

Antes de terminar, quería pedirte un gran favor: ayúdame a compartir esta página en tus redes sociales para que llegue a más gente a la que juntos podamos ayudar a incentivar y fomentar la lectura entre los más pequeños. Sólo tienes que hacer click en alguno de los botones que verás abajo. ¡Muchísimas gracias!

2 opiniones en “¿Qué cartilla de lectura/cartilla para aprender a leer compro?”

  1. Hola !
    Me encanta su blog…me gustaría saber si alguien tiene los libros de aprender a leer de d. Carlini, que recomienda…para poderlos comprar de segunda mano. Un saludo y gracias.

    1. ¡Hola Óscar!

      Muchas gracias, me alegro de que el blog te guste. Si te parece, deja en otro comentario tu dirección de correo-e de modo que si alguien está interesado en venderte de segunda mano los libros se ponga en contacto contigo.

      Saludos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *