Juegos para el verano: Palabras encadenadas

palabras encadenadas
Juegos para el verano: Palabras encadenadas
¡Valora este artículo!

Las vacaciones  son el mejor momento para disfrutar de los más pequeños de la casa (¡y viceversa!). Aprovechar el tiempo libre del que disponemos en estos días para compartir actividades y juegos con ellos nos permitirá sacar el mayor partido al periodo vacacional. Evidentemente, el juego, la componente lúdica, será lo que prime durante estas semanas, pero ello no quiere decir que debamos renunciar necesariamente a incorporar pequeñas dosis y elementos que nos permitan continuar desarrollando las competencias y capacidades de nuestros niños mientras jugamos y lo pasamos bien con ellos.

Un ejemplo de ello es mi recomendación de hoy: el  juego de las palabras encadenadas. Un clásico al que todos vosotros seguro que habréis jugado alguna vez de niños con vuestros padres. Resulta ideal durante los trayectos en coche o autobús y para los periodos muertos de espera en la estación o el aeropuerto.

Recordaréis sin duda el funcionamiento del juego: el primer jugador comienza diciendo una palabra cualquiera y, sucesivamente, los demás jugadores deben decir una palabra que empiece a partir de la última sílaba de la palabra que ha dicho el jugador precedente. Por ejemplo, si el primer jugador comienza diciendo “pato”, el segundo jugador debe decir una palabra que comience por la sílaba “to”, como “tomate”. El siguiente jugador (o e primero si sólo hay dos jugadores), deberá continuar con una palabra que comience por “te”, por ejemplo “techo”. Y así sucesivamente.

El juego tiene apenas un par de reglas muy básicas: el primer jugador no puede comenzar utilizando una palabra cuya última sílaba sea poco común (el típico ejemplo de palabra por la que no vale comenzar es “veloz”) y no se pueden repetir las palabras que ya se hayan dicho. Normalmente no se aceptan nombres ni formas verbales conjugadas.

Un juego muy simple pero que suele enganchar a los más pequeños, sobre todo si les ponemos las cosas algo fáciles y les facilitamos el encadenar secuencias relativamente largas. Una actividad amena que nos permitirá matar el tedio en momentos en los que es complicado hacer otras cosas y que ayudará a que el niño/niña enriquezca su vocabulario y mejore su memoria.

palabras encadenadas

Consejos rápidos para enriquecer el juego de las palabras encadenadas

Un par de ideas para que vuestras partidas, además divertidas, refuercen los beneficios asociados al juego de las palabras encadenadas:

  • Comienza usando palabras que el niño ya conozca y, progresivamente, introduce términos que sean nuevos para él pero que sean los suficientemente sencillos como para pensar que puede utilizarlos en su día a día. Cuando lo hagas, explícale su significado. Te sorprenderá ver como rápidamente las incorporará él también al juego (y, formando parte ya de su vocabulario, a su habla cotidiana).
  • Sin demorarte en exceso ni darle importancia, incluso dando por buena la palabra en el caso de los más pequeños, corrige los posibles errores que el niño pueda cometer (confundir “v” con “b”, palabras con “h”, etc.)
  • Para los niños más pequeños, juega una versión más simple en la que el jugador debe utilizar palabras que comiencen por la última letra de la palabra del jugador precedente (en lugar de la última sílaba).
  • Probad a jugar colaborativamente: el objetivo del juego no se tratará por lo tanto de buscar el fallo del otro jugador, sino el intentar encadenar la mayor cantidad de palabras posibles. ¿Seréis capaces por ejemplo de encadenar palabras hasta llegar al final del viaje?
  • Una variante muy interesante es la de jugar en inglés (u otra lengua extranjera): permitirá asentar los incipientes conocimientos del niño en el idioma de una manera divertida. En este caso puede resultar recomendable jugar también utilizando sólo la última letra.
  • Si sigues el buen hábito de leer con tus hijos (recuerda que aquí puedes encontrar recomendaciones sobre libros para aprender a leer), establece puentes entre ambas actividades: por ejemplo, al leer una historia identifica ocasionalmente palabras que pueda utilizar en el juego y, recíprocamente, durante el juego utiliza e invita a que el niño utilice palabras que habéis aprendido leyendo. Contribuirá a reforzar el asentamiento de los nuevos términos en el vocabulario del niño.
  • Y lo más importante: disfruta el juego, diviértete con tus hijos. ¿Acaso hay algo más importante?

Los mejores libros para aprender a leer

Aprender a leer. Colección Leemos Juntos
Los mejores libros para aprender a leer
4.9 (98.97%) 39 votos

Tanto docentes como sobre todo muchos padres interesados en que sus hijos progresen más ágilmente en el proceso de aprendizaje de la lectura me hacen repetidamente las mismas preguntas: ¿Cuáles son los mejores libros para aprender a leer? ¿Qué libros para aprender a leer me recomiendas para un niño que anda un poco retrasado en la escuela? ¿Con qué material de apoyo y libros para niños puedo complementar o anticipar el trabajo de mi hijo o hija en el colegio? ¿Qué libros para comenzar a leer o libros infantiles resultan más recomendables?

De igual modo que son diversos los métodos de enseñanza de la lectura que hoy día se siguen, con múltiples aproximaciones y ejercicios para aprender a leer, también existe una amplia variedad de libros infantiles de gran calidad que pueden ayudarnos a que los niños aprendan a leer y puedan iniciarse en la lectura de la manera más fácil y natural posible. Pero también existen muchos otros libros infantiles cuya metodología, contenidos o formatos no son los más recomendables. Entre tanta variedad en la inmensidad de la literatura infantil es fácil perderse sin la referencia de un experto, así que para aquellos que buscan libros para aprender a leer de garantías, que ofrezcan  una aproximación metodológica correcta, un planteamiento sencillo de utilizar con el niño y un precio razonable, analizaremos en este post las alternativas que hoy día considero más válidas de entre las existentes en el mercado para ayudar a nuestros hijos a descubrir el mundo de la lectura; los libros para empezar a leer más eficaces.

Evidentemente no es lo mismo un niño que comience a familiarizarse con las letras a aquel que ya es capaz de silabear y leer, aunque sea con dificultad, sus primeras palabras y frases o el niño que ya lee con cierta soltura pequeños textos, por lo que distinguiremos entre aquellos libros para aprender a leer orientados a niños que empiezan a dar sus primeros pasos en la lectura y aquellos libros infantiles dirigidos a niños de mayor edad que ya son capaces de leer palabras sueltas, frases o párrafos. Conforme sea la edad de vuestro hijo (o el grado de avance que haya adquirido hasta la fecha) podéis consultar el apartado correspondiente de entre los que siguen. Continuar leyendo “Los mejores libros para aprender a leer”

¿Qué cartilla de lectura o qué cartilla para aprender a leer compro?

Cartilla para aprender a leer
¿Qué cartilla de lectura o qué cartilla para aprender a leer compro?
4.9 (98.18%) 11 votos

Los primeros pasos del niño en la lectura son siempre un momento de preocupación e interés para todos los padres. Inevitablemente surge la idea de ayudar al niño o niña en esta etapa del proceso de aprendizaje recurriendo a una cartilla para aprender a leer o cartilla de lectura, un mecanismo de apoyo no por tradicional menos eficaz.

Las cartillas de lectura existen desde hace décadas y sin duda todavía hoy son uno de los más recursos de más ayuda para el niño en sus primeros pasos como lector.

En mi actividad diaria como docente infantil, de hecho, es una de las consultas más recurrentes que recibo de padres y madres: ¿Cuáles son las mejores cartillas para aprender a leer? ¿Qué cartilla de lectura puedo comprar para complementar en casa la actividad del niño en el colegio? ¿Las cartillas para aprender a leer que utilizaba cuando yo iba a la escuela hace veinte o treinta años siguen siendo recomendables? Continuar leyendo “¿Qué cartilla de lectura o qué cartilla para aprender a leer compro?”

¿Cuánto tiempo tengo que dedicar cada día a enseñar a leer a mi hijo?

¿Cuánto tiempo tengo que dedicar cada día a enseñar a leer a mi hijo?
5 (100%) 3 votos

En posts anteriores he compartido diferentes trucos y consejos para enseñar a leer a tu hijo y hemos revisado las mejores cartillas de lectura y los mejores libros para aprender a leer que puedes utilizar para ello.

En todos estos artículos he incidido en lo importante que es acompañar al niño en todo momento durante el proceso de aprendizaje de la lectura. La constancia y la perseverancia, como en todo, serán clave para obtener los mejores resultados.

Pero que tengamos que dedicar tiempo para acompañar el aprendizaje del niño no quiere decir que tengamos que hacerlo de cualquier manera. En el post de hoy veremos las tres prácticas más recomendadas para obtener los mejores resultados.

Continuar leyendo “¿Cuánto tiempo tengo que dedicar cada día a enseñar a leer a mi hijo?”